La talavera fue creada en tiempos coloniales en México y la auténtica es originaria de la ciudad de Puebla.