El certamen de belleza Miss America anunció que dejará de calificar a las mujeres concursantes en base a su apariencia física para apoyar el movimiento #MeToo, el cuál busca conducir hacia la reflexión mundial sobre el sexismo y el acoso sexual en el trabajo; una aportación más a la igualdad de género y al feminismo que a través de sus diversos canales, logra impactar cada vez más al mundo.