En armonía con la filosofía Élan de alimentos sanos y naturales, creemos que lo que pones en tu piel debe ser tan bueno como lo que pones en tu cuerpo.