La ciudad de Edimburgo, además de ser la capital de Escocia, es la ciudad líder en todo el mundo para la celebración de festivales, sede de los fantásticos festivales de verano y fue nombrada Patrimonio Mundial por la UNESCO. A todo su alrededor, la ciudad vibra con emoción todo el año.